Saltar al contenido

ATENCIÓN A LA DEPENDENCIA Trabajadoras del SERVICIO DE ATENCIÓN DOMICILIARIA – SAD

ATENCIÓN A LA DEPENDENCIA

Trabajadoras del SERVICIO DE ATENCIÓN DOMICILIARIA – SAD

La denominada crisis financiera ha servido para perjudicar todavía más los servicios públicos básicos, especialmente en la falta de implementación de leyes generales y en recortes de las ya escasas prestaciones en servicios sociales y de atención a la dependencia que debería recibir la ciudadanía vulnerable y beneficiaria.

Tanto desde la Plataforma de Atención Domiciliaria como desde la Plataforma Estatal SAD, las trabajadoras y usuarias planteamos y reivindicamos la Remunicipalización del sector.

Estos servicios, responsabilidad de las Administraciones, en la actualidad están externalizados en manos de las llamadas empresas del Ibex 35. La mayoría de estas empresas salieron de la burbuja inmobiliaria buscando otras posibilidades de crecimiento y actualmente se dedican a hacer negocio con estos servicios públicos básicos del ámbito social, financiados con dinero público.

En algunos casos las prestaciones se han concedido y realizan a través de contratos y licitaciones a falsas cooperativas sociales, que no están sujetas a ningún control sobre su condición jurídica exacta.

Las trabajadoras y usuarias opinamos que nunca se debería haber permitido mercantilizar, hacer negocio, con los servicios a los ciudadanos vulnerables y en situación de dependencia que requieren cuidados básicos para las necesidades de la vida diaria.

Para analizar la situación actual, se han de plantear y denunciar las necesidades y derechos de los colectivos implicados en este servicio, tanto al respecto de los usuarios y beneficiarios del SAD como de las trabajadoras que prestan estos servicios municipales externalizados y privatizados, en condiciones de precariedad tanto del servicio que se presta en sí mismo como al respecto de la precariedad laboral.

Sobre los beneficiarios y de las trabajadoras y las irregularidades

En casi todos los casos las personas dependientes precisan más tiempo de atención domiciliaria del que se les concede, particularmente aquellos usuarios que no tienen familia y que están en especial situación de vulnerabilidad.

La existencia de listas de espera y demoras tan largas para comenzar a recibir los servicios, ha dado lugar a que en muchos casos empeore gravemente la situación del beneficiario durante el tiempo de espera, o incluso que personas vulnerables mueran antes de llegar a ser atendidas., como se ha denunciado reiteradamente.

El control de la calidad de estos servicios debería ser responsabilidad municipal, que es la administración responsable de proporcionar el servicio por ser un servicio básico. Las empresas externalizadas que han obtenido la licitación no llevan a cabo ningún tipo de control y son las primeras en incumplir constantemente la calidad requerida de los servicios que prestan.

Las nuevas incorporaciones de trabajadoras de este servicio a domicilio, deberían contar o en su defecto recibir la formación académica o laboral correspondiente al tipo de prestación a realizar. En la actualidad trabajan personas con poca o nula preparación para las tareas asignadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Español