Saltar al contenido

Banco Popular asigna 74 millones en pensiones a Ángel Ron y su cúpula

Ron deja el Popular con 8,5 millones de pensión EFE

El Banco Popular cerró 2016 con unas pérdidas de 3.485 millones de euros

Siga la cotización de Banco Popular en el Ibex 35

  • CÉSAR URRUTIA
  • Madrid

Banco Popular afronta cambios drásticos en su gestión con la llegada este lunes de su nuevo presidente Emilio Saracho. El consejo de administración de la entidad relevó también ayer al predecesor en el cargo, Ángel Ron, con una junta extraordinaria en la que la cúpula de la entidad pudo comprobar en vivo y en directo el desahogo de sus accionistas con el rumbo del banco.

Popular, que perdió 3.485 millones de euros el año pasado, ha puesto en Saracho la esperanza de recuperar el valor perdido como consecuencia de más de 30.000 millones de euros de activos improductivos acumulados en el balance, sucesivas ampliaciones de capital y una fuerte especulación sobre su futuro que mantiene la capitalización en niveles mínimos. De hecho, la apuesta por que las acciones sigan bajando está en niveles históricos, con más de un 11% del capital.

Ron se va tras 13 años en el cargo y al final de una crisis que se ha llevado por delante el 92% del valor de las acciones. Sale convencido de haber cumplido el mandato de sus accionistas al mantener a Popular como un banco independiente y con un fondo de 24 millones. Con este fondo el banco cubrirá los derechos adquiridos por Ron para su pensión (tiene 54 años) y la cláusula de no competencia que le impedirá trabajar por el resto de su vida en otro banco, según la entidad.

El último año de su etapa al frente del Popular, Ron cobró 1,47 millones de euros, una cifra que no varió respecto al ejercicio anterior. Hasta 2016, el capital acumulado ya para el ex presidente es de8,57 millones de euros. No obstante, la entidad deberá reservar otros 15,3 millones para asegurar su pensión que ascenderá a 1,1 millones de euros anuales. En total, casi 24 millones de euros.

Relevos e indemnizaciones

A los ejecutivos que abandonan la cúpula del banco con indemnizaciones millonarias se suma la del ex consejero delegado Francisco Gómez, que dejó la entidad el pasado mes de junio. Tras su sustitución por Pedro Larena, el banco le ha reconocido 20,3 millones de euros. Junto a los dos anteriores, el informe de remuneraciones emitido por el Popular destaca que los derechos del resto de administradores sumarían otros 29 millones de euros.

El proceso de relevo entre antiguos y nuevos gestores de un banco en la situación del Popular siempre es delicado. Aunque ha llevado a cabo un severo ejercicio de recorte de costes y provisiones para asegurar que ya a partir de este primer trimestre de 2017 la entidad ofrece beneficios, lo cierto es que la incorporación de Saracho -procedente del banco de inversión JPMorgan– también ha exigido un esfuerzo.

Los sueldos de Banco Popular son inferiores a los pagados por otras entidades a sus presidentes y más aún en comparación con las remuneraciones en Londres, plaza donde ha trabajado Saracho hasta ahora. Así, fichar al nuevo presidente para que cambie el rumbo de la entidad ha exigido una prima de contratación de cuatro millones de euros que se sumará a su retribución fija de 1,2 millones de euros más otra variable que podría ser el 100% de esta última si se cumplen los objetivos.

Saracho deberá tomar tan pronto como pueda decisiones de gestión correspondientes a la entidad. A pesar de las provisiones de más de 5.000 millones cargadas al ejercicio previo a su llegada el mercado, lejos de confiar en que ha pasado lo peor, sigue desconfiando. La entidad salió al paso el pasado viernes de un análisis de Bloomberg que por error cifraba sus posibilidades de impago en el 15% aunque posteriormente las redujo al 1,4%. No obstante, nada parece calmar la tensión sobre el estado de la entidad. Si los inversores a corto plazo acumulan posiciones a la espera de que se anuncie una nueva ampliación de capital que la entidad niega, ayer, la cotización bajó un 0,6% hasta 0,84 euros.

Además del nombramiento de Saracho, el primer consejo de la nueva etapa del Popular decidió los nombramientos de Carlos González y Antonio González-Adalid. El Consejo también dio luz verde al nombramiento de Reyes Calderón -decisiva en la salida de Ron y la llegada de Saracho- como vocal de la Comisión de Retribuciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Español